REBECO (Rupicapra rupicapra parva) EN ASTURIAS.

Rebecos en Pome

(Foto realizada el 28 de febrero de 2012  desde el Mirador del Rey de Pome, por el escribiente)

ÍNDICE

1.- Generalidades sobre el rebeco

2.- Repoblación de rebeco en Asturias Central

3.- La sarna ataca al rebeco

4.- Noticias

El rebeco ya comienza a ser uno más en la sierra del Aramo.; La caza de rebecos en el Aramo se iniciará en 2013 tras el éxito de la reintroducción.  

1.- Generalidades sobre el rebeco

El rebeco de la cordillera Cantábrica -Rupricapra pyrenaica parva- es la subespecie que presenta la menor talla entre todos los rebecos del mundo. 

Ha estado presente en toda la cornisa cantábrica durante miles de años, ya que aparece representado en el Cuaternario, en cuevas como la de Tito Bustillo o Balmori.

Su presencia ha ido decayendo en muchas zonas, llegando a desaparecer en ellas, como en el Aramo, que posteriormente se repobló (apartado 2).

Cabeza de rebeco de Asturias

El rebeco es una especie sin detractores y con buena reputación, pues apenas afecta a la agricultura y a la ganadería,  es una especie representativa de los ecosistemas de alta montaña. 

Es la especie más característica del Parque Nacional de los Picos de Europa, por cuyos jous y riscos calcáreos circula con gran agilidad, siendo un espectáculo ver sus carreras, saltos y emocionantes trepadas por colgados neveros, desplomadas paredes y voladas cornisas.

En el 2011 se ha repoblado de rebecos la Sierra del Aramo en donde antaño tenían cobijo. En 2015 se han contabilizado en éste Paisaje Protegido, mas de un centenar de rebecos.

La población de rebecos en el parque se ha mantenido por encima de los 5.000 ejemplares desde hace decenios. 

Su densidad en el área protegida se sitúa en torno a los 8 o 10 rebecos por kilómetro cuadrado, aunque para este cálculo sólo se tienen en cuenta las 45.000 hectáreas -de las 66.000 que suma el parque- en las que se distribuye el rebeco, tal como explicaba hace unos años el biólogo del espacio protegido Borja Palacios, en su trabajo «El rebeco en el parque nacional de los Picos de Europa».

Tiene el aspecto de cabra, no sobrepasan los 35 Kg. y no supera los 75 cm. de altura; la longitud puede llegar a 120 cm.  

Muda de pelaje dos veces al año, en mayo su pelo es corto y  se tiñe de rojizo  leonado que dura hasta los primeros fríos de otoño, para convertirse en espesa capa de pelos y lana de color oscuro que les protege del frio en  invierno.

Las patas posteriores más crecidas que las anteriores, que facilita sus saltos por los riscos. 

Rebeco por Picos de Europa

Se ha adaptado a la vida de alta montaña, teniendo la facultad de poder disminuir sus pulsaciones de 90 a 40 por minuto, viven en manadas y con un silbido prolongado y sordo, advierten al resto del peligro, tiene cabeza pequeña, cuello robusto y corto, presenta dos cuernos que llegan a los 20 cm. 

De longitud curvados a modo de gancho hacia atrás y con anillos en relieve que nos indican su edad, que raramente sobrepasan los 20 años. 

Por detrás de las cuernas, tienen dos glándulas que segregan olores desagradables y les permite reconocer el sexo. 

Ojos negros o azulados, bajo una careta negra que va desde el hocico hasta la parte inferior de las orejas.

También habita en la alta montaña de Aller, Caso, Ponga, Piloña y Sobrescobio. Los cuernos son cortos (menores de 25 cm.), lisos y derechos, el pelo es castaño rojizo en verano y pardo negruzco en invierno. 

El macho es más musculoso, algo mayor, crin más larga, pelaje más oscuro, cuernas mas gruesas, gancho más cerrado y cuernas más juntas en la base, los machos solitarios, se convierten en gregarios y después de haber alejado a los más débiles, comienza la lucha violenta entre ellos para reunir y cubrir a las hembras.

La hembra dirige al rebaño y al menor incidente emite un silbido característico que pone en pié de carrera al resto del rebaño, el celo se desarrolla en noviembre-diciembre, luchando los machos entre sí. En los meses de mayo-junio nacen 1 ó 2 crías. 

Los chivos nacen en terrenos muy abruptos de difícil acceso, desde finales de abril hasta finales de mayo, siendo raro que el parto sea doble. 

A los pocos momentos de nacer, ya pueden seguir a la madre, durando la lactancia unos tres meses.

Es desconfiado y muy dificultoso aproximarse a ellos, siendo una de las piezas de caza mayor, más codiciadas. 

La caza al rececho se autoriza desde el 2º domingo de septiembre hasta el primero de noviembre. 

A finales del XX hubo epidemia de sarna sarcóptica que diezmó la población de las Cuencas. En el 2005 se constató su recuperación y se autorizaron 46 recechos de rebeco.



Durante la guerra civil, las posiciones defensivas en los altos de las montañas mermaron su población alarmantemente, llegando a quedar tan sólo unos centenares de ejemplares en la década de los treinta del pasado siglo. Sin embargo, una mayor protección y concienciación consiguió que la población se recuperase.

Se pretende conseguir una población autosostenida para el aprovechamiento cinegético mediante recechos. 

En marzo del 2008, se ha iniciado la repoblación de rebecos en las sierras de Caranga, Sobia, Tene y el Aramo. En éstas zonas con abundantes calizas con pendientes superiores en muchos casos a los 45º, con bosques de hayedos, avellanos, acebedas y pastos que garantizan sustento y cobijo a éstos preciosos animales, símbolo de los Picos de Europa

Los rebecos del Aramo fueron extinguidos en el siglo XIX por el hombre, debido a la hambruna que padeció por aquella época. Ahora se han capturado rebecos en la zona de Somiedo para repoblar la Sierra del Aramo y se pretende llegar al medio centenar en el próximo año.


En el año 2012, el Gobierno de Castilla y León decidió mantener la actividad cinegética en el parque, al menos, hasta 2017.

2.- Repoblación de rebeco en Asturias Central

El rebeco cantábrico se extinguió en la Sierra del Aramo a principios del pasado siglo XIX  y el proyecto de reintroducción comenzó en 2004 con la elaboración de un estudio de viabilidad. Con respaldo del Principado, el colectivo de cazadores puso en marcha en el periodo 2007-2009 las primeras capturas de rebeco mediante redes en el parque de Somiedo (donde hay censados más de 2.000 ejemplares) y su suelta en el Aramo.
 La segunda fase del plan, presupuestada en 140.000 euros (el 80% aportado por el plan Leader de la Montaña Central y el resto por empresas como Repsol y Gas Natural Fenosa) acaba de concluir e incluyó nuevos traslados de rebecos desde Somiedo y la redacción de un plan de aprovechamiento turístico del nuevo recurso.
 «En total se soltaron en el Aramo 75 ejemplares procedentes de Somiedo y en 2008 se observaron en la zona de suelta un total de seis crías, en 2009 fueron 11, en 2010 ascendieron a 13, en 2011 a 31 y en 2012 a 39 crías. Hay unos 140 rebecos en el Aramo, por lo que el proyecto sigue los planteamientos previstos en los objetivos iniciales»,
señaló el biólogo Pablo González-Quirós, de la empresa Biogestión, que se encargó del asesoramiento técnico del proyecto.

«El plan de reintroducción ha permitido recuperar una especie singular que había desaparecido y aumentar la biodiversidad de la zona, pero se trata también de un proyecto de futuro si se liga con el desarrollo de una oferta turística cinegética».
La Montaña Central quiere ser pionera en el turismo cinegético. «Tras la reintroducción del rebeco en el Aramo ahora empieza un nuevo camino, el desarrollo de la caza como reclamo turístico, y para ello tenemos que buscar y consensuar fórmulas de gestión que lo hagan posible» y  aprovechar la capacidad hotelera de la Montaña Central (1.916 plazas de alojamiento), la situación geográfica del Aramo (en el centro de Asturias y cerca del aeropuerto).
creación de productos turísticos cinegéticos como el producto rececho (que incluiría el permiso de rececho de rebeco, el guarda-guía, el alojamiento en media pensión, una comida campestre y un servicio de recogida en el alojamiento), el producto batida, el producto caza fotográfica o el producto observación de la fauna., etc

El rebeco en el 2.011 se asienta en el Aramo y

en dos años habrá un centenar

Los miles de montañeros que se citan cotidianamente con los montes de Aramo comparten desde hace algo más de dos años dominio con una especie que no habitaba este macizo desde finales del siglo XIX. 

El plan de recuperación del rebeco que está abordando la asociación de cazadores de Morcín, con el respaldo del Consorcio de la Montaña Central, está superando todas las expectativas y, en este momento, se estima que ya hay más de medio centenar de ejemplares en esta zona montañosa del centro de la Cordillera. 

Los responsables de esta iniciativa trabajan con ilusión y prevén que, en un plazo de aproximadamente dos años, la nueva comunidad alcance el centenar. Será entonces cuando se permita comenzar a cazar estos animales, que hasta entonces estarán protegidos y su presencia en el Aramo se limitará a ser un atractivo a nivel turístico.

Los rebecos que ya han colonizado el Aramo han sido traídos desde los montes del parque natural de Somiedo. Desde que se iniciase el primer plan de repoblación en 2007, se han soltado ya 51 animales, constatando los técnicos un gran éxito, ya que la población ha crecido y se ha establecido.

En la segunda fase , que ya está en marcha, está previsto liberar otros 31 ejemplares, y habrá una tercera con el objetivo de alcanzar el centenar de rebecos. 

«Alcanzar esa cifra es un objetivo que se puede lograr en dos años, según reconocen los propios cazadores», 

señaló el alcalde de Morcín, Jesús Álvarez Barbao, responsable también del grupo de desarrollo local de la Montaña Central. 

Un estudio de la Consejería destaca que estas zonas reúnen condiciones óptimas para albergar una gran población de rebeco, no en vano son 118 hectáreas las que tienen a su disposición.

Las grandes pendientes, superiores al 40 por ciento en esas zonas de caliza, la vegetación y las zonas de hayedos, avellanos y acebos cercanas, proporcionan sustento y cobijo a estos animales durante el invierno. Esas áreas podrían soportar hasta doce animales por kilómetro cuadrado, según los expertos. 

El plan de repoblación que se está llevando a cabo en el Aramo también conlleva hacer un estrecho seguimiento a los rebecos. Todos los ejemplares que se han soltado tienen distintivos de colores que permiten su identificación desde largas distancias. Además, a uno de cada cuatro animales se les implanta un microchip con GPS para facilitar el seguimiento. 

«De esta forma podemos conocer los hábitos de conducta de los grupos», señalaron los técnicos encargados del programa. 

El regreso de los rebecos a la sierra del Aramo está sorteando con agilidad todos los obstáculos que en un principio se podrían haber previsto. Esta iniciativa amenazó en un primer momento con remover unas aguas propensas a convertirse en un cenagal, campo abonado para los enfrentamientos ganaderos.

Sin embargo, el alcalde de Morcín señaló a este diario que la medida, en términos generales, ha tenido una inmejorable acogida: «Pese a que había cierta preocupación con la convivencia con el ganado, todo el mundo parece estar satisfecho, sin quejas». 

A la espera de que se produzcan nuevas sueltas, la comunidad de rebecos en el Aramo ya ha empezado también a crecer sin ayudas externas. Hace más de un año que se detectó la presencia de crías en la sierra de Caranga.

El Principado repobló con 60 rebecos las sierras de Quirós, Teverga y Proaza en  noviembre del 2007.

Las sierras de Caranga, Sobia, Tene o el Aramo cuya  población desapareció en el siglo XIX . Estas zonas reúnen condiciones óptimas para albergar una gran población de rebeco, hasta doce animales por kilómetro cuadrado.; no en vano son 118 hectáreas.

Las grandes pendientes superiores al 40 por ciento en esas zonas de caliza, la vegetación y las zonas de hayedos, avellanos y acebedas cercanas proporcionarían el sustento y el cobijo a estos animales durante el invierno.  Su recuperación aumenta la biodiversidad en el área central de la región. A largo plazo, además, permitiría también el aprovechamiento cinegético. 

Los rebecos han sido trasladados desde Somiedo, donde la población sobrepasa ya los tres mil ejemplares.

3.- La sarna ataca al rebeco

La sarna sarcóptica del rebeco, causada por el ácaro 'sarcoptes scabiei', es la enfermedad más grave que afecta actualmente a la especie en la cordillera Cantábrica

En enero de 2.014 ha afectado a numerosos ejemplares en la parte alta del concejo de Aller (zona de las Foces del río Pino y del Río Aller), los rebecos se queda ciegos, sordos, se les genera una costra en la piel y heridas. Andan deambulando por los montes hasta que mueren, pero lo extraño es que ahora se están acercando mucho a las zonas pobladas, comenta un hostelero deFelechosa (elcomercio.es 31 de enero 2014)

Rebeco de los Picos de Europa (Asturias)

El rebeco por los Picos de Europa.

Un brote de sarna, en 2013,  provoca la muerte de cientos de rebecos

en los Picos de Europa.

Los cadáveres se pudren a la vista de turistas y pastores, y estos últimos piden a Parques que retire los restos para evitar que se infecten sus reses. 
La zona cabraliega del Parque Nacional de los Picos de Europa se ha convertido en las últimas semanas en un lugar tétrico. En los alrededores de las vegas de Sotres decenas de rebecos muertos, la mayoría de ellos decapitados, se pudren a la vista de turistas y pastores, víctimas de un brote de sarna. Algunos de los cadáveres yacen junto a la orilla del río Duje

Las escenas llaman la atención para mal de los turistas que recorren a diario las diferentes rutas de montaña que discurren por la zona. Los visitantes preguntan asombrados a los pastores por el motivo de tan desalentadora estampa, tras toparse a cada paso con multitud de huesos y cadáveres.

Los rebecos bajan desde las zonas altas de la montaña para morir a la altura de los pastos, senderos o pistas por donde transitan rebaños, pastores y visitantes. 

La causa de la muerte de centenares de estos animales es, según los ganaderos, un brote de sarna que desde el pasado invierno ha segado la vida de multitud de rebecos (16 mayo 2013)..

La sarna del rebeco afecta ya al 62 por ciento de la superficie del parque nacional,

en 2010. 

La sarna sarcóptica afecta ya a 40.029 hectáreas en el parque nacional de los Picos de Europa, lo que supone el 62 por ciento de la superficie total del espacio protegido, la superficie afectada por la sarna sarcóptica, con especial incidencia en la población de rebeco, se ha incrementado notablemente desde diciembre de 2010.

Anteriormente, entre el segundo trimestre de 2007 y finales de 2010, apenas se habían registrado variaciones: la superficie afectada por esta enfermedad se situaba en torno al 55 por ciento.
Durante el año 2011, los empleados del parque nacional localizaron en el interior del espacio protegido nueve rebecos afectados por la sarna sarcóptica, cuatro de ellos muertos.

Esto significa que desde la aparición de la enfermedad en los Picos de Europa, en el año 2000 se han localizado en el parque nacional 306 rebecos afectados por esta variedad de la sarna, de los cuales 52 estaban muertos.

Los municipios donde  han sido localizados ejemplares enfermos desde que hace doce años apareció el proceso parasitario en la zona protegida son: Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón, en León; Amieva, Cangas de Onís, Onís y Cabrales, en Asturias, y Camaleño, en Cantabria. 

Así las cosas, en la zona asturiana sólo queda un municipio adscrito al parque libre de la enfermedad, Peñamellera Baja, mientras que en la cántabra no se han registrado casos de sarna en Tresviso ni Cillorigo de Liébana, lo que significa que sólo la zona más oriental del parque nacional permanece libre de sarna.

Entre los meses de febrero y abril del año pasado, los empleados del parque nacional localizaron en el interior del espacio protegido cinco rebecos afectados por la sarna sarcóptica, dos de los cuales estaban muertos. Los ejemplares identificados, según los informes internos del parque, eran dos machos adultos y uno joven, una hembra adulta y un individuo indeterminado. 

En una segunda actuación, entre los meses de mayo y septiembre del año pasado, la guardería del parque nacional localizó otros cuatro rebecos afectados por la sarna, dos de los cuales estaban muertos. Esta vez, los ejemplares identificados fueron una hembra adulta, un macho y una hembra jóvenes y un individuo indeterminado adulto. 

En el año 2010 se localizaron 15 ejemplares afectados por esta enfermedad, 14 de ellos muertos, en los concejos de Amieva, Cabrales, Onís, Cangas de Onís, Sajambre, Valdeón y Camaleño. 

La guardería había localizado asimismo ese año en Posada de Valdeón una hembra de corzo con lesiones compatibles con esta enfermedad, que también puede afectar al ganado doméstico.
Durante el año 2011,  se censaron 4.073 rebecos. 

Son unos 1.000 ejemplares menos que los censados diez años atrás, aunque entonces se incluía también el macizo occidental (la montaña de Covadonga), que es, precisamente, el sector con mayor densidad de población de esta especie, debido, principalmente, a la nula incidencia de la caza, prohibida hace decenios.
 La única posibilidad de poner fin a esta actividad antes de ese año sería que las autoridades de los dos municipios leoneses del parque, Posada de Valdeón y Oseja de Sajambre, alcanzaran un acuerdo compensatorio con el organismo autónomo Parques Nacionales. 

Un acuerdo de este tipo parece improbable, sobre todo porque Parques Nacionales ya ha cedido el poder en el parque a las comunidades autónomas. 

Así, el próximo 18 de marzo, en el salón de actos del Ayuntamiento de Riaño, tal como avanzó este periódico, se subastarán las piezas de caza -entre ellas varios rebecos- correspondientes al cupo de propietarios de varios ayuntamientos, entre ellos los de Oseja de Sajambre y Posada de Valdeón, incluidos en la reserva regional de caza de Riaño. A esta subasta suelen acudir cazadores del oriente de Asturias.  (7 febrero 2012).

Una veintena de científicos cerraban una investigación sobre la última especie asturiana que ha sobrevivido a una pandemia: el rebeco cantábrico.

El trabajo recoge el primer censo de rebecos que abarca toda la cordillera Cantábrica. Son en total unos 17.700 ejemplares, y alrededor de 12.000 de ellos están dentro de Asturias. «Es un máximo histórico».

A la cifra se ha llegado porque durante los años duros, entre 1997 y 2001, «los débiles fueron cayendo al mismo ritmo al que los fuertes se reproducían». «La sarna que estuvo a punto de acabar con los rebecos sigue presente hoy en los montes asturianos, no se ha ido, pero la diferencia es que a su devastación sólo sobrevivieron los ejemplares más fuertes, los que fueron capaces de desarrollar una resistencia que luego han ido trasladando a sus hijos».

«Hay poblaciones que ahora están creciendo a ritmos de un 8% cada año»,.

La sarna ha perdido su fatal protagonismo y se ha convertido una amenaza más, como el lobo, el cazador, o el resto de enfermedades. 

Ese cóctel de morbilidad acaba llevándose por delante todos los años a dos de cada diez rebecos. Antes que en Aller, la sarna apareció en el siglo XIX en los rebecos de los Alpes.

Allí liquidó al 70% de los ejemplares en los primeros años, hasta que los animales desarrollaron defensas y aprendieron a convivir con el ácaro. 

Pero la enfermedad también toma nota, evoluciona, se hace fuerte. Cada quince o veinte años, los rebecos de Europa central sufren una especie de holocausto cíclico. (2 mayo 2009)


Para facilitar el acceso e información sobre la fauna asturiana se ha creado en noviembre de 2012, un apartado para cada uno de los ungulados que siguen:


LA  OVEYA  XALDA.

LA CABRA BERMEYA 



4.- NOTICIAS

El rebeco ya comienza a ser uno más en la sierra del Aramo

De donde había desaparecido hasta que, en 2008, se inició un proyecto para su recuperación. 

Existía constancia de que en siglo XIX la especie habitaba la zona, pero en los últimos años sólo se habían visto incursiones de ejemplares aislados. Ahora ya puede hablarse de una población que va en crecimiento y que comienza a tomar los montes. 

«Se extienden en grupos más pequeños y ocupan más zona»,

asegura el presidente de la Asociación de Cazadores de Morcín, Valentín Morán

El colectivo estuvo esta semana realizando un censo de la población de rebecos, una operación que efectúa cada año desde que se puso en marcha el plan de recuperación. Avistaron más de 90 ejemplares, pendientes de la observación de la zona de Caranga, donde estiman que puede haber una treintena de animales. La población total del Aramo, no obstante, es mayor, pero cada vez más difícil de controlar precisamente por su dispersión.

El año pasado, por estas mismas fechas, lograron localizar 140 rebecos y 41 crías, una cifra nada desdeñable y que indica el futuro de estos rumiantes en la sierra. «Las crías sobreviven perfectamente, salvo alguna que puede eliminar el lobo, como ocurre también con los animales viejos», aseguran los cazadores, que han podido comprobar cómo el número de hembras con crías ha ido en aumento y cómo los machos jóvenes van formando grupos de menor tamaño y buscando su propio espacio en terreno ideal para ellos, con escarpadas pendientes y abundantes hayedos o avellanos que les sirven de cobijo.

La Asociación de Cazadores de Morcín se confiesa «muy satisfecha» de la marcha de este ambicioso proyecto que comenzó a gestarse en 2004, y que ha contado con la participación del Principado, los ayuntamientos de Morcín, Riosa, Lena, Proaza, Somiedo y Quirós, además de las asociaciones de cazadores de la zona, el Serida y varias empresas privadas, y la financiación del Plan Leader, Repsol y Gas Natural.

Desde 2007 hasta 2012 se liberaron en distintos puntos del Aramo 75 ejemplares. Estos rebecos se habían capturado previamente en la reserva regional de caza de Somiedo, donde estos animales son bastante abundantes y se estima una población superior a los 2.500. Los rebecos se soltaron en tres zonas próximas, pero separadas entre sí: la Peña de Caranga y las vertientes este y oeste del Aramo, y se comprobó cómo algunos se unieron entre sí. Nueve de ellos acabaron por abandonar el entorno, pero la mayoría se sentaron haciendo de él su nuevo hogar.

La caza

La intención es poder abrir la caza del rebeco en el futuro, cuando la población ya sea de un mayor volumen. De momento, los cazadores de Morcín son prudentes y sólo permiten cada año abatir unos pocos ejemplares. El año pasado se permitió la caza de un macho y una hembra, mientras que este se han autorizado dos machos y una hembra. «Por número se podrían cazar más, pero son aún muy jóvenes. Nuestra intención es que la especie prolifere», expone Morán.

No hay que olvidar que uno de los propósitos del programa de recuperación era atraer al turismo cinegético. No obstante, el alto control que durante todo este tiempo se ha hecho de la zona por parte de las asociaciones de cazadores ha provocado una disminución del furtivismo y ayudado a la expansión de la especie.

Pero la reintroducción del rebeco en el Aramo no sólo es beneficiosa para los amantes de la caza, sino que ayuda a equilibrar un ecosistema intervenido por el hombre. Se trata de una especie que puede ser presa de otras como el águila real, el lobo o el oso, y proporcionar carroña a colonias de buitre común o alimoche.(Ruth Arias elcomercio.es 17 agosto 2014)

La caza de rebecos en el Aramo se iniciará en 2013

tras el éxito de la reintroducción.  

La Sierra de El Aramo vuelve a ser territorio de rebecos y los ayuntamientos de la zona quieren sacarle rentabilidad. El programa de reintroducción de la especie ha sido «un éxito» según sus promotores y actualmente 140 ejemplares ya habitan las sierras del Aramo, Caranga, Tere, Maravio y Sobia tras reproducirse los 75 animales trasladados desde el parque de Somiedo.  

Para el próximo año se espera alcanzar los 166 ejemplares de rebeco en el Aramo y autorizar las tres primeras cacerías. El plan contempla que en el horizonte de 2020 ya habiten en la sierra que comparten Morcín, Riosa, Quirós, Proaza y Lena un total de 595 ejemplares y que se puedan realizar un total de 48 cacerías. (15 noviembre 2012)


5.- Bibliografía.

Borja Palacios «El rebeco en el parque nacional de los Picos de Europa».
El Comercio (2014). Ruth Arias . El rebeco ya comienza a ser uno más en la sierra del Aramo (elcomercio.es 17 agosto 2014)
La Nueva España (2012). La caza de rebecos en el Aramo se iniciará en 2013 tras el éxito de la reintroducción (lne.es 15 noviembre 2.012)
La Nueva España (2012). La sarna del rebeco afecta ya al 62 por ciento de la superficie del parque nacional  (lne.es 7 febrero 2012).



 

 Arqueología

Aves en Asturias

 Refugios en Asturias

Página inicial

REFUGIOS DE MONTAÑA

Lo último colgado aquí.

Todas las rutas de senderismo

Camino a Santiago por Asturias

Rutas descritas en los Picos de Europa

La sidra, rito, elaboración, clases, etc.

Los quesos asturianos, certámenes, fiestas, etc..

 Travesía Gijón - Covadonga / Xixón - Cuadonga

DATOS DE INTERÉS. REFUGIOS DE MONTAÑA.

Humor asturiano, "En defensa del peu", por D. Xosé Caveda

 

 

 

Pueblo Ejemplar

En el 2011 el premio al Pueblo Ejemplar de Asturias que destaca en la defensa de su entorno natural o ecológico,
Leer más...

Jornadas Gastronómicas
Asturias es bien conocida por la calidad de su oferta gastronómica, en esta página se enumeran más de 200
Leer más...

El rey de nuestros ríos

Si algo distingue a los ríos asturianos es la calidad de su agua, en la que vive el Salmón,
Leer más...

Una lección de historia
El reino de Asturias fue en el siglo VIII el primer escenario donde se detuvo el avance islámico
Leer más...

Puente de Cangas


Senderismo en Asturias y algo más... por Javier Fernández-Pello García se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.
Design downloaded from free website templates.