EL GUIRRIA DE SAN JUAN DE BELEÑO

San Juan de Beleño se ubica en la zona oriental de Asturias, en el concejo de Ponga (con una extensión de 202 Km2, que auna tradición y paisaje diverso, alberga el Bosque de Peloño y una rica arquitectura regional. Se conservan las formas de vida tradicionales y entre sus costumbres ancestrales, destaca la del Guirria, que da lugar al considerado como el desfile más antiguo de Asturias. ....

El Guirria de Amieva (Asturias)

Nadie en Ponga sabe a ciencia cierta cuándo se originó la tradición del Guirria, mitad hombre, mitad demonio, según determina la tradición, que sale a la calle el día de Año Nuevo a pedir el aguinaldo y a cometer pequeños desmanes,  sobrevive con excelente salud y en la que participan los solteros y las solteras del pueblo de San Juan de Beleño,  pero todos tienen claro que es la mejor fiesta del concejo.  Es condición para participar no estar casado ni tener hijos y ser mayor de 15 años. Los varones menores de esta edad van en burro hasta alcanzar la madurez suficiente para subirse al caballo.

La mejor descripción del atuendo del guirrio, de antaño, es la que proporciona Fausto Vigil: «Son jóvenes que visten pantalón blanco con franja encarnada, camisa blanca, largas polainas de paño negro y faja encarnada sobre la que ciñen ancho cinturón de cuero al que van sujetos algunos cencerros. Cubren la cabeza con una especie de cucurucho, largo hasta sesenta o sesenta y cinco centímetros, rematado con un rabo de zorro y formado por una o dos pieles de oveja blanca, que recubriendo totalmente el cucurucho, bajan simétricamente por el pecho y espalda hasta el epigastrio, a manera de escapulario. En la parte correspondiente a la cara llevan unas aberturas que se corresponden con los ojos, la nariz y boca del disfrazado, y otras correspondiéndose con las orejas. Las de éstas y las de la nariz y boca llevan cosidos, superior e inferiormente, unos trocitos de paño o bayeta de color rojo, que caen a modo de pequeñas cortinas que ocultan aquellos órganos». Para el ejercicio de su oficio, que es el de perseguir a las mozas y saltar el guirrio se sirve de una pértiga de avellano.

Según Elviro Martínez, que en su libro «Tradiciones asturianas» utiliza la forma «guirrios», sobre la etimología de esta palabra se han dado muy variadas opiniones: «Cabal insinúa el verbo «guerrire», del bajo latín, y con el significado de retozar, saltar de gozo; Fausto Vigil aventura tímidamente que la forma femenina «guirria», con vigencia todavía hoy en Ponga, puede confundirse con la «oguerria» vasca, de raíz cántabra, del antiquísimo lenguaje astur, máxime teniendo muy en cuenta que esta última significa en euskera, navidad».

La secuencia del Guirria comienza  en la noche del 31 de diciembre. Una hora antes de la llegada del año nuevo se reunen los jóvenes solteros de San Juan de Beleño, de ambos sexos y mayores de quince años. En dos cántaras introdujeron las papeletas con el nombre de los allí presentes para ir emparejándolos al extraerlas. La principal obligación posterior a los emparejamientos es la de que el chico, a partir de las primeras horas de la noche de ayer, se presente en casa de la moza que le haya correspondido en suerte con un paquete de «corbates», un regalo y las papeletas grapadas con los dos nombres. La moza se compromete a invitarlo a cenar en su casa, en presencia de la madre. Se cree que ésta era una fórmula  para que las parejas se conocieran y hasta para fomentar matrimonios futuros.

El personaje aparece en la vía pública a mediodía y se presenta ataviado con un traje a cuadros anaranjados y azules, careta blanca, larga barba negra y un grueso palo de avellano. Acompañado por un cortejo de aguinalderos, montados a caballo y cantando coplillas, aldabonea las puertas de todas las viviendas en busca de comida, bebida y dinero. Y la frenética carrera se prolonga hasta las nueve de la noche

Al paso o al trote, los mozos van parando en todas las casas para pedir el aguinaldo y, cuando llegan a una habitada por una soltera, entregan «la papeleta y castañas, «símbolo de fertilidad». Es tradición que tú lo invitas a cenar y él te hace un regalo», relata la joven, que ha tenido suerte con los mozos que le han tocado hasta ahora. Fueron cumplidores y le entregaron algo, no como los de Aida Granero, que aclara que para el convite gastronómico «tienen que darte primero el regalo». La fiesta del aguinaldo congrega en las calles de San Juan de Beleño a buena parte del pueblo. El resto se queda en su casa, esperando la llegada de los «aguinalderos» y del Guirria para ofrecerles un breve pincheo, vino y alguna aportación dineraria con la que financiar una cena en los próximos días.
Los mozos no llegan a bajarse del caballo y, presos de la euforia festiva, entonan algunas canciones tradicionales como «El aguinaldo» o «Viva Ponga».

El Guirria del año 2.004 describía así su experiencia.

Soy yo, el Guirria del año 2.004. Rey por un día. Lo acordamos entre todos los solteros la última noche del año y otra vez me tocó ser el Guirria de la parroquia de San Juan de Beleño, en Ponga. No fue la primera vez, pero sí la última, en que el primer día del año vestía el atuendo naranja y azul, la careta blanca, la larga barba negra, el capirote, el palo y el bolso cruzado lleno de ceniza para arrojar a los mozos. Eso, ceniza para ellos y muchos besos para ellas. Fue la del 1 de enero del año 2.004 mi última salida para dar vida a este ancestral diablillo, porque el Guirria y los aguinalderos sólo pueden ser mozos solteros. Cambio de estado, señores. Pero nadie me reconocerá. Como mis antecesores, nadie podrá conocer mi identidad y menos las mozas, a las que perseguiré en busca de un beso. Me puse la careta y la magia del Guirria me invadió. Yo, el que era antes, desaparecí. Salí de las escuelas de Beleño. Había unos veinte aguinalderos mozos a caballo esperándome. Mucho público. Los niños aguinalderos iban en nueve burros. El público me esperaba impaciente, pero yo sólo podía correr y besar a las mozas. Este año incluso me lo pidió alguna. Los niños aún se asustan al ver al Guirria por su imagen un tanto diabólica, pariente de los zamarrones de Lena, de los guirrios de Antroxu. Se lo noté en sus caras. La ceniza la tiré a unos cuanto mozos, más bien a muchos. Recorrí todo Beleño. Desde que salí de San Juan hasta Cainava fui en caballo con Adriano, uno de los aguinalderos. Al llegar a Cainava entré en todas las casas abiertas y besé a todas las mozas que pude. Me ofrecieron en todas de comer y beber, al igual que a los jinetes que cantaron sus coplas con deseos de felicidad para todos los vecinos, aunque yo fui por libre y anduve a mi antojo de una y a otra casa. Los mozos del pueblo participaron en el aguinaldo, incluso los que viven lejos, como Álvaro Mones, que vino a pasar las Navidades desde Hong Kong, y Bernardo Gutiérrez, desde Londres, cumplieron con la tradición. El día no podía ser más lluvioso y frío, pero la tradición del Guirria, cuyo origen se pierde en la historia, manda. Dicen que es, tal vez, la primera fiesta de Asturias. Los niños cenaron ayer con su aguinaldo y el día de Reyes será la cena de los mozos. La esencia de la fiesta sigue siendo la misma y así lo confirman los más viejos, aunque hubo años con más aguinalderos y con más corbatas, como se denomina a las castañas guisadas que se hacen para la fiesta. La gente fue espléndida con la comida y la mayoría de puertas y ventanas estuvo abierta esperando mi llegada, como cada año. El anecdotario del Guirria, ese que escribimos entre todos los guirrias que fuimos, dice que hubo alguno que dejó más huella que otros por la contundencia de sus actos para lograr un beso. Entradas por ventanas o balcones a casa de las mozas que huían e incluso derribo de un tabique para llegar a la habitación donde se había escondido la poseedora del anhelado ósculo. El pasdo día 1 de enero del 2.004 no tuve yo que llegar a tanto, sólo se escapó alguna y hubo algún grito con risas al verme llegar corriendo. Huyeron, pero conseguí el beso. Tras finalizar en Cainava regresé a Beleño, donde recorrí casa por casa hasta bien entrada la noche. Al volver a la mía sentí que al desprenderme del traje, ese mismo que vestirá a otro mozo del pueblo el próximo año, me desprendía al mismo tiempo de una magia ancestral, de una energía irresistible que me dio fuerzas para correr, saltar y besar con el nacimiento del año. Mi tarea como Guirria ha concluido, pero el personaje revivirá el próximo año. Y los siguientes. Hasta el final de los tiempos. He dicho.

No es San Juan de Beleño el único lugar en que se celebra este festejo antiquísimo. Los guirrios, zamarrones, sidros, etcétera, eran habituales en las aldeas y «caleyas» asturianas entre Navidad y Carnaval, pero se fueron extinguiendo, al tiempo que el mundo rural se desvanecería: el guirria de Beleño es un extraño y feliz caso de supervivencia. En el valle de Iguña, en la montaña santanderina, se celebra la fiesta de la Vijanera o Viejanera el día de Reyes, que Julio Caro Baroja considera «muy semejante a la de los guirrios», dentro de lo que se pudieran denominar «danzas salvajes». En el libro «Crónicas del poniente castellano», de Avelino Hernández, Miguel Manzano e Ignacio San, se describe de una fiesta de invierno, celebrado en Riofrío, en la cuenca de Alisle en la que, por una parte, participan personajes llamados los Diablos, que ejecutan labores que recuerdan a las del guirria (van cubiertos de pieles de animales, bailan con todas las bailadoras, dan saltos sirviéndose de pértigas, etcétera) y por otra, unos personajes fijos (el Galán, la Madama, el del Tambor, y dentro de otra facción llamada de los Filandorros, el Molacillo, el Ciego, la Gitana y la Filandorra), que parecen sacados de una «comedia de sidros». Estos personajes representan un drama, siempre el mismo, en el que intervienen los Diablos o Carochos, con sus máscaras y cencerros. En esto se diferencian de la fiesta de Beleño, donde el guirria va por su lado y los aguinalderos por el suyo, sin mezclarse.

El Guirria de 2.013 en Ponga. Dicen las crónicas y el numeroso público presente, que el Guirria del 2.013 era un poco tímido, apretaba poco a las mozas y les daba besos muy familiares, «antiguamente las tocaba por todas partes, desde abajo hasta arriba. A aquellos guirrias no se les ponía nada por delante: levantaban tejados, rompían ventanas, tumbaban puertas y derribaban tabiques para conseguir su propósito».

Tienen un montón de mozos a caballo, deseosos de invitarlas a cenar y abandonar juntos la soltería, pero todas las mozas claman por el Guirria, un personaje disfrazado que, cada 1 de enero, tiene impunidad para achuchar y besar a las mozas. Ellas creen en la suerte que dan sus abrazos y ninguna recibe la ceniza del zurrón por haberlos rechazado. 

El Guirria de Ponga

El regalo típico de los mozos a las mozas son «les corbates», castañas guisadas recién hechas, «símbolo de fertilidad».

Los veintiún solteros que participaron en la fiesta este año partieron al mediodía de San Juan de Beleño, donde el Guirria se mostró algo cohibido a la hora de abrazar y besar a las mozas que reclamaron su atención. De la capital pongueta y a caballo junto a uno de los jinetes, el disfrazado -que es anónimo, el único que puede estar casado y diferente cada año- partió hacia Cadenava, donde los esperaba el deseado refrigerio. De allí fueron hasta El Carbayal, una casa en la que el personaje ancestral se mostró algo más distendido y volvió a reponer fuerzas. Por delante quedaba la ardua tarea de recorrer casa por casa todas las calles de San Juan de Beleño para recoger la comida, la bebida, los euros y, por qué no, la posibilidad de bajarse del caballo para el año que viene.


BIBLIOGRAFIA

Castañón., Luciano (1.976). Supersticiones y creencias de Asturias. Colección Popular Asturiana Nº 1. Ayalga Ediciones. Salinas (Asturias).
Gracia Noriega J.I. (1.988). "Entre el mar y las montañas". Oviedo.
La Nueva España. Todas quieren al Guirria. 2 enero de 2.013
Martínez, Elviro (1985). Tradiciones asturianas. Ed. Everest. León.

Últimas novedades de ésta página WEB

Senda del salmón

Página inicial

Vaqueiros de Alzada

Curiosidades sobre  Gijón.

Camino a Santiago por Asturias

Bosques e itinerarios de Asturias.

Una muestra del humor asturiano.

Todas las sendas de ésta página WEB.

Arqueología y pinturas rupestres en Asturias

Últimas novedades colgadas en ésta página WEB.

La sidra, elaboración, clases, fiestas, escanciado....

Los quesos asturianos, clases, certámenes, localización..

La sidra, cómo se escancia, fiestas, clases, etc.

CAMINO DE SANTIAGO

ALBERGUES DEL CAMINO

Pueblo Ejemplar

En el 2011 el premio al Pueblo Ejemplar de Asturias que destaca en la defensa de su entorno natural o ecológico,
Leer más...

Jornadas Gastronómicas
Asturias es bien conocida por la calidad de su oferta gastronómica, en esta página se enumeran más de 200
Leer más...

El rey de nuestros ríos

Si algo distingue a los ríos asturianos es la calidad de su agua, en la que vive el Salmón,
Leer más...

Una lección de historia
El reino de Asturias fue en el siglo VIII el primer escenario donde se detuvo el avance islámico
Leer más...

Puente de Cangas


Senderismo en Asturias y algo más... por Javier Fernández-Pello García se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 3.0 Unported.
Design downloaded from free website templates.